La comunidad de Guayaquil ha demostrado su profundo dolor y solidaridad tras el trágico accidente ocurrido en la Vía la Costa. Como un gesto conmovedor de respeto y memoria, los moradores de Guayaquil han levantado un altar en honor a las víctimas de este desafortunado suceso.

El altar, adornado con flores, velas y mensajes de condolencias, se ha convertido en un lugar de encuentro y reflexión para los residentes de Guayaquil. Es un espacio donde pueden rendir homenaje a las vidas perdidas y expresar su solidaridad con las familias afectadas.

Este acto de homenaje conmueve a la comunidad y resalta la unidad y empatía de los guayaquileños en momentos de adversidad. Sirve como recordatorio de la importancia de valorar la vida y la necesidad de promover la seguridad vial en las carreteras.